¡Dile las cosas!

582

Muchachos, a las mujeres se las conquista por el oído, ese es el verdadero «punto G», quien busque más abajo, solo está perdiendo el tiempo.

Palabras, detalles, conversación, encanto, sensibilidad. No hay nada que seduzca más a una mujer que un caballero a la antigua: gentil, amable, varonil, alegre, comunicativo, sencillo, interesante, romántico, prudente, temerario, previsible, detallista (recordar cada palabra que ella te dice), misterioso, seguro, que siempre huela bien y que tenga cierto toque de «niño desprotegido»…

Que la haga reír, pero que también la haga sentir segura.

Y no me salgas con: «¿Y si me rechaza, cómo hago para soportarlo?»; ¡sé hombre! Si te rechaza, lo soportas a lo hombre, «a lo macho». Tienes dos opciones únicas: o sigues insistiendo hasta que se enamore perdidamente de ti, y si no lo logras, te la quitas de la cabeza y del corazón, pero por lo menos vas a bajar a la tumba sabiendo que le dijiste todo lo que sentías y que si no pudo ser, fue porque ella no te amó, y no porque fuiste un cobarde. No puede ser que haya tantos tipos que le tengan miedo al rechazo o a un «no». Las mujeres se sienten halagadas cuando alguien les declara su amor, y si no sienten lo mismo que él, no se quedan pensando: ¡Qué tipo idiota!, todo lo contrario, lo primero que piensan es: ¡Cómo quisiera estar enamorada de un hombre así!