Lecciones que aprendí con el tiempo

600

Ahora que lo pienso bien, fue después de cumplir los cuarenta cuando más aprendí.

Aprendí que por no confrontar a tiempo y decir las cosas en tiempo real, luego te puede costar muchísimo tiempo, energía, dinero y hasta parte de tu salud, el quitarte a alguien tóxico de tu entorno.

Aprendí que no se cometen muchos errores con la boca cerrada.

Aprendí que no tienes que quedarte ni un solo minuto más en un lugar en donde no te respetan y te quieren controlar o decir lo que tienes que hacer o decir; y no importa si muchos otros deciden quedarse.

Aprendí que siempre que estoy viajando quisiera estar en casa.

Aprendí que nunca me gustarán los aviones.

Aprendí que no importa cuán cómodo pueda viajar o en qué aerolínea; de igual modo nunca me gustará viajar y estar lejos de casa.

Aprendí que puedo estar hospedado en un lujoso hotel frente al Caribe, pero no lo disfrutaré si mis niños no están allí conmigo.

Aprendí que si estás llevando una vida sin fracasos, no estás corriendo los suficientes riesgos.

Aprendí a honrar a aquellos que realmente me apoyaron en los inicios y a mencionar un poco menos a aquellos que se acercaron más tarde.

Aprendí también que puedo hacer que alguien sea más feliz con solo regalarle una sonrisa o preguntándole cómo ha pasado el día.