Cómo fortalecer nuestra identidad

538

Una vez aprecias el milagroso poder de su Espíritu Santo, también experimentas la claridad en la mente para separar lo que es bueno de lo que te perjudica. Lograrás empoderar todos los aprendizajes que te benefician y hacen crecer lo mejor de ti; y desecharás, paso a paso, lo que ha estado robando el potencial y la plenitud de tu vida.

No es suficiente con darte cuenta. Eso es solo el inicio de un camino de transformación a través de decisiones conscientes y constantes para volver a enseñarle a la mente y al corazón a pensar y sentir.

Tenemos que aceptar la realidad de que, aunque es temporal, es verdadera. Por ello es que cuando pensamos en establecer el reino de Dios en la tierra, lo que realmente necesitamos es que los de la tierra comprendan que fueron asaltados por el enemigo al ser heridos en su identidad de hijos. Los primeros bloques para edificar una identidad saludable y las primeras vitaminas para construir una verdadera identidad que nos permita enfrentar las heridas sin perder nuestro corazón los recibimos de nuestros progenitores.