Somos hijas de Dios

932

¿Qué significa ser hijas a la manera de Dios?

Como cristianas aprendemos la teoría o la verdad teológica de que hemos sido adoptadas por el Padre celestial y que ahora somos hijas de Dios. Pero la transformación no se da por el mero conocimiento de la verdad, sino por la aplicación de la misma. Esa transformación se encuentra en la relación personal con aquel que es la verdad, la cual se encuentra en una persona completa y suficiente, que es nuestro Padre, nuestro hermano mayor (Hijo) y nuestra guía y consolador (Espíritu Santo).

Jesús vino a revelar al Padre, vino a un mundo huérfano, por eso decía: «Si ustedes me conocen, conocerán al Padre; yo hago lo que veo hacer a mi Padre, digo lo que oigo que Él dice». El Padre manda al Hijo para revelarse a ti como Padre y Jesús nos deja al Espíritu Santo para que nos siga revelando al Padre. Ser hijas a su manera es conocer una vida sin temor, sin más vergüenza, sin más escondites. Es elevar el rostro ante su amor y reconocer que le encanta todo de ti.

Como está escrito en Romanos 8.15:

Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!