No se elige sufrir

531

No existe absolutamente ningún patrón organizado que determine quién sufre dolor y quién disfruta paz. ¿Cómo no había visto que el quebranto en este mundo está tan generalizado que nos engloba a todos nosotros?

El trigo se alza tras los frutales, convirtiéndose en oro puro.

El trato para todos nosotros es este: sufrimiento garantizado. Todos lo tenemos. Se aproxima, imparable, como el tiempo. Se aproximan las tumbas, se aproxima la oscuridad, se aproxima la angustia. No tenemos el control, nunca lo tuvimos. En un momento estás recogiendo calcetines sucios desparramados por el piso del dormitorio y al siguiente estás recogiendo los pedazos de una vida rota. ¿Cómo vives con el corazón roto?