Esconder cosas incrementa tus temores

5139

Cada vez que escondemos algo importante bajo la capucha de nuestra vida, estamos permitiendo que prospere nuestro temor. Este es el patrón: cometemos errores. Pecamos. Pero no lo confesamos. Más que nada, porque nos sentimos apenados. O nos sentimos avergonzados. O no queremos que nadie piense que somos menos que perfectos.

De manera que escogemos seguir caminando en la misma dirección llena de estrés, viviendo con la horrible sensación de que algún día lo que hemos hecho será del conocimiento público. Resguardamos esos sentimientos de pena o vergüenza muy dentro de nosotros mismos, y esos sentimientos escondidos se abren paso hasta salir de nosotros bajo la forma de ansiedades. ¿Y si se revela mi verdadero «yo»? ¿Y si echo a perder las cosas otra vez? ¿Qué va a pensar todo el mundo de mí?