Necesitamos más humildad

586

Necesitamos millonarios más humildes en nuestros países. Millonarios con propósito. Gente que tenga menos amor al dinero y mucho más amor a la humanidad. Por qué no, en una de esas, ¡tú puedes ser uno de ellos!

«Al que es orgulloso se le humilla, pero al que es humilde se le honra», decía el sabio Salomón, y yo creo que estaba en lo cierto. Solía decir: «…para recibir honores, primero hay que ser humildes».

Finalmente, la humildad de corazón nos ayuda a vivir y a tomar decisiones importantes en la vida. Cuando nuestra identidad está asociada con la casa donde vivimos, el auto que manejamos o la ropa que vestimos, nos resulta muy difícil despegarnos de esas cosas. Nos resulta difícil tomar decisiones
difíciles.